Mientras otros apenas están trabajando en conformar una fábrica con contenido ideal que nunca verá la luz del día, quienes ya buscan afianzar este modelo de organización deben hacerlo en modo start-up: paso a paso.

Simplificar la comunicación de contenido

Contrariamente a la creencia popular, la fábrica de contenido interno de una empresa no debe ser un nuevo lugar de centralización, sino más bien, un engranaje de coordinación que funciona en armonía con el resto de la organización. Si bien se ocupa de la capacidad de producción al servicio de los otras áreas, debe operar a través de una sinergia de los contenidos. Esta es su principal fuente de eficiencia.

Eliminar duplicados y redundancias en las comunicaciones, racionalizar compensaciones, intercambiar buenos procedimientos entre las filiales de su país o los centros de productos son algunos ejemplos de cómo eficientarla. Algo que se ha hecho para un área específica, (por ejemplo, una entrevista con el cliente) se puede adaptar para usarse en otra. Igualmente se debe hacer una gestión de contenido multiformato. Al definirlo desde las primeras fases, un tema común a distintas áreas podría convertirse fácilmente en un artículo para el blog, en un posteo para Twitter, o en un video subtitulado para alcanzar una amplia gama de públicos en Youtube. Es decir, la planeación bien orquestada desde el principio en la producción debe ganar relevancia.

“Estamos entrando en la era de la personalización. La fábrica de contenido debe saber cómo entregar el contenido correcto, a la persona correcta, en el momento correcto, en el lugar correcto. Más allá de administrar el volumen editorial, favorece un enfoque cualitativo y fino, capaz de despertar el interés de cada uno, de acuerdo con sus afinidades y el contexto ”, explica Franz Miceli, Director del Pool de Contenido en Webedia Services.

Especializar equipos de fábrica de contenido

Al generar una fábrica de contenido dentro de la organización, surge una pregunta esencial incluso antes de su implementación: ¿cómo estructurar los equipos operativos internos?

Hay varias opciones disponibles para crear pools de contenido:

Por temas y especialidades: generalmente relacionados con sus gamas de productos y áreas de actividad.

Por objetivo y tipología de audiencia: por ejemplo, con una celda especialista en “millenials”, otras para BtoC, BtoB u objetivos corporativos específicos.

Por experiencia en medios: por ejemplo, un equipo especializado en “mensajes de texto”, otro en “video” y otro en “gestión comunitaria”.

Cuantos más empleados haya en la fábrica de contenido, más dinámica será la constitución de equipos de experiencia múltiple (combinando editorial, video y redes sociales, por ejemplo) y alentará la operación en modo proyecto. Además, un plan de capacitación adaptado permitirá  sumar habilidades a sus empleados e incluso, si es necesario, a sus asesores externos.

Ser práctico con un avance progresivo

La creación de una fábrica de contenido es un enfoque que debe prepararse cuidadosamente, en particular haciendo un inventario de las necesidades de comunicación, sus canales habituales y los objetivos prioritarios que deben abordarse.

Sin embargo, no debe ser nada engorroso y complejo de implementar. Por el contrario, la puesta en marcha puede ser ligera, con experimentación en un área restringida que favorezca la prueba y el aprendizaje, haciendo ajustes progresivos antes de ganar impulso.

Share This
Bitnami