Virtuales, robóticos, o ambos, son las nuevas estrellas de las redes sociales. ¿De dónde vienen estos nuevos “influencers”?

Bueno, este fenómeno proviene de Japón y Estados Unidos, los influencers virtuales se están adueñando Instagram. Por ahora, no hay mexicanos entre ellos, pero muy probablemente no tarden en llegar.

A continuación se dará a conocer esta nueva tendencia que sin duda alguna podría atraer a los anunciantes.

Lil Miquela, Shudu, BermudaisBae son las nuevas estrellas de Instagram. Al igual que cualquier influencer humano, nos cuentan su vida, suben imágenes con su mejor aspecto, comparten momentos con sus amigos, pasan por momentos felices y tristes. También conocen a personas nuevas, se apasionan por temas, cambian de humor, disfrutan de sus pasatiempos, a veces se molestan, pero sobre todo, nunca olvidan compartir lo que viven a través de historias y publicaciones. En fin, son Influencers perfectos seguidas por cientos de miles de personas (1.5 millones para Lil Miquela).

Lil Miquela, o más bien Miquela Sousa, es un personaje ficticio creado por dos líderes de proyectos de arte digital con sede en California. Este robot digital, superestrella en Instagram, comparte su universo musical, sus looks del día y su lifestyle.

ShuduGram es una gran supermodelo de Instagram. Su historia comienza con un fotógrafo que quiso hacer un modelo 100% virtual con un aspecto físico que se acercara al cliché de la perfección. Fue un reto exitoso gracias a este modelo que podría revolucionar el mundo del modelaje.

A pesar de que nos compartan sus emociones, su pequeño corazón no late detrás de la pantalla. Estos son personajes virtuales, avatares inspirados de juegos japoneses y creados desde cero para encajar con un perfil de Influencer en Instagram. ¡Y vaya que funciona!

De hecho todo funciona muy bien para estos avatares, su índice de compromiso podría inclusive aterrorizar a algunos de sus ‘’competidores’’ (humanos, claro). Este índice alcanza un 10% para Lil Miquela y un 18% para BermudaisBae, mientras que el índice generalmente observado en el perfil de otros influencers es de aproximadamente 3%. Algo que les ayuda a incrementar este índice y a reunir a sus comunidades, es que publican contenidos en donde todos los avatares están reunidos.

Detrás de bastidores…

La pregunta que todos se hacen es por supuesto, “¿quién es el creador?”. Por el momento, Japón y Estados Unidos son los pioneros de esta tendencia. Estas influencers han sido creadas por agencias de producción que cuentan con las capacidades técnicas y financieras para dar vida a estos personajes (creación del avatar, filmación con modelos reales, puesta en escena, escritura, etc.).

El éxito de estos avatares se debe principalmente a que su libertad de expresión no tiene restricciones. Su creador puede hacerle decir y hacer lo que quiera. Nunca se confrontan a la realidad y sus valores suelen ser simples y ultra legibles.

Las marcas representadas por los influencers virtuales crean campañas muy similares a las organizadas con humanos. Gracias a su alta tasa de participación, algunas marcas de lujo como Chanel o Prada están fascinadas con esta tendencia.

El cantante francés Orelsan también ha utilizado el concepto para la promoción de un clip musical al posar con Perl, uno de estos iconos virtuales a quien “conoció en Internet”. Y últimamente, es Eddy de Pretto quien la presentó como su “nuevo crush” en Instagram.

Equipo de redacción, Webedia México.

Share This
Bitnami